NOTICIAS DE UN VERANO “NARANJA”: DOS > FINALIZADA LA EXPOSICIÓN ITINERANTE “ARQXXICYL. Arquitectura para el S.XXI en Castilla y León”.

NOTICIAS DE UN VERANO “NARANJA”: DOS > FINALIZADA LA EXPOSICIÓN ITINERANTE “ARQXXICYL. Arquitectura para el S.XXI en Castilla y León”.

El pasado 6 de julio se dio por clausurada, en la Sala de Exposiciones de La Salina de la capital salmantina, la muestra itinerante “ARQXXICYL. Arquitectura para el S.XXI de Castilla y León”, que ha recorrido nuestra comunidad desde mes de septiembre del pasado año.

 

La citada muestra fue inaugurada el 25 de junio por Doña Josefa García Cirac, presidenta de las Cortes y de la Fundación Villalar-Castilla y León, en la sala de exposiciones “La Salina” junto al presidente de la Diputación Provincial de Salamanca, Don Francisco Javier Iglesias.

Según la publicación Salamanca24horas.com “Javier Iglesias destacaba que esta es “una muestra especial”, en la que se podrán ver “arquitecturas recientes y emblemáticas de la región con un denominador común, “la modernidad”. Para el presidente de la Diputación “la historia preside nuestro presente”, y con la exposición ARQXXICYL se puede ver que “hemos sabido adaptarnos al siglo XXI con estos edificios”.

Por su parte Josefa García Cirac agradecía a la Diputación por “acogernos en la casa de todos los salmantinos”, para que se pueda observar la exposición que organiza la Fundación Villalar-Castilla y León en la que se recoge “una selección de edificios construidos en la primera década del siglo XXI”. De esta manera la presidenta de las Cortes espera que “seamos conscientes a la hora de valorar las funciones para los que fueron creados” los distintos edificios.

La exposición ARQXXICYL recoge 25 edificios emblemáticos de la Comunidad, seleccionados por el arquitecto y profesor universitario Fernando Zarapaín. Las nueve provincias están representadas, y en el caso de Salamanca los ejemplos son Hospedería Fonseca, el Instituto de Neurociencias de Castilla y León, y el Museo DA2”.

Con esta muestra se dio por finalizado, el pasado 6 de julio, el periplo de la citada exposición por nuestra comunidad (tras permanecer en León desde el 26 de abril hasta el 26 de mayo y en Zamora desde el 23 de junio hasta el 4 de julio). Una muestra que, como ya citamos en la noticia de su inauguración el pasado 1 de Octubre, recoge

una particular selección de fotografías con las que Justino Díez se ha enfrentado a diversas construcciones de variadas características arquitectónicas construidas en Castilla y León en la primera década del presente siglo. Es una visión particular y no exhaustiva, que quiere poner en relación los edificios con la vida cotidiana.

Si bien Castilla y León ocupa una posición geográfica central, sin embargo su arquitectura sigue siendo un fenómeno periférico. Esta paradoja se debe a nuestra geografía política y económica, que nos sitúa lejos de los grandes centros de producción y zonas más pobladas. Por tanto no nos corresponde una actividad edificatoria de gran volumen, ni compleja, sino más bien una tarea callada centrada en lo pequeño, que no obstante también puede ser muy intenso.

Muchos de los edificios que aquí aparecen tienen en común haber surgido de concursos convocados por entidades públicas para dotarse de contenedores y de usar la arquitectura como vehículo de significados sociales y políticos. Se trata, por tanto, de acciones puntuales, que han intentando liderar la regeneración de sus entornos, haciendo posible la modernización de zonas neurálgicas locales.

Aunque los edificios aquí expuestos son muy diversos, podemos encontrar en la mayoría una opción formal prioritaria por lo abstracto. También se observa un entendimiento del edificio como objeto, pensando sobre todo desde fuera y que usa la claridad volumétrica para posicionarse como singularidad en la ciudad.

Las reflexiones posmodernas han dejado como herencia el interés por contextualizar la arquitectura y aprovecharla para reparar un entorno con el que quiere dialogar. El objeto racional aislado se impone de nuevo, pero ahora tiene en cuenta lo que le rodea.

Otra notable peculiaridad de nuestra arquitectura reciente es el interés por respetar y aprovechar las líneas de fuerza que impone el paisaje, procurando así la integración en lo existente.

La tecnología y los nuevos materiales hacen más llamativa la presencia de estos edificios. Pero, también, hay soluciones inteligentes y viables, encontrándonos con edificios con materiales menos sofisticados, pero eficaces.

Lo realizado en lo que va de siglo XXI nos sitúa entre lo mejor que viene aportando el rico panorama arquitectónico peninsular e internacional, en plena armonía con todas las adquisiciones de un mundo global que también llega a las periferias, superando los peligros del aislamiento, pero incorporando los hechos diferenciales.

(Fernando Zarapaín. “UN CENTRO PERIFÉRICO”. “ARQXXICYL. Arquitectura para el S.XXI en Castilla y León”).

Desde Juan Llorens Grupo queremos agradecer públicamente a La Fundación Villalar-Castilla y León la confianza depositada en nuestro equipo. GRACIAS, Josefa. GRACIAS, Antonio. GRACIAS a todos.