Dircom Castilla y León y Execyl potencian la comunicación en las empresas asociadas.

Dircom Castilla y León y Execyl potencian la comunicación en las empresas asociadas.

La Asociación asesorará a la Fundación en cuestiones relacionadas con la imagen corporativa, el valor de las marcas o las redes sociales.

Valladolid, 14 de diciembre. Luisa Alcalde y Germán Albarrán, presidentes de Dircom Castilla y León y la Fundación para la Excelencia Empresarial en Castilla y León (Execyl) respectivamente, han firmado un acuerdo de colaboración para desarrollar actividades de forma conjunta, que contribuyan a la profesionalización de la función de comunicación entre las empresas asociadas a la institución.

Dircom CyL asesorará a la Fundación en temas relacionados con la comunicación, la imagen corporativa, el valor de las marcas o las redes sociales e invitará a los profesionales de las compañías de Execyl a asistir a los talleres y jornadas que organice. Por su parte, la Fundación Execyl promoverá la figura de los profesionales de la comunicación en las empresas asociadas.
Nuevos fenómenos en la comunicación corporativa

“Una parte importante de la excelencia es la comunicación, tanto interna dentro de la empresa como externa con la sociedad, por lo que este acuerdo es muy útil para nuestros socios de cara a mejorar un aspecto al que no siempre se le presta la atención adecuada”, afirma Albarrán, quien añade que un momento de crisis es todavía más necesario comunicar la existencia de empresas dinámicas que apuestan por una gestión excelente. “No podemos vivir de espaldas a fenómenos como Internet, las redes sociales o los medios de comunicación tradicionales”, explica el presidente de Execyl.

Por su parte, Alcalde apunta que con este acuerdo “realizamos una seria apuesta porque la comunicación sea profesionalizada en las empresas asociadas a Execyl, muchas de las cuales son líderes en sus respectivos sectores. Hoy en día, la comunicación tiene que ocupar un papel hegemónico en la estrategia de las empresas, pues lo que no se conoce, ni se aprecia ni se vende”, argumenta.